OCDH exige investigación independiente sobre la muerte del manifestante Diubis Laurencio TejedaDiubis Laurencio Tejeda / Foto @DiariodeCuba

OCDH exige investigación independiente sobre la muerte del manifestante Diubis Laurencio Tejeda

El organismo ha recibido documentos criminalísticos y forenses que muestran graves contradicciones en la versión oficial. Madrid, 14 de agost

Casi un millar y medio de detenciones arbitrarias en el primer semestre de 2019
Observatorio Cubano de Derechos Humanos exige la inmediata liberación del líder opositor Guillermo Fariñas
OCDH propone al gobierno de Cuba 10 medidas urgentes para enfrentar la pandemia de coronavirus

El organismo ha recibido documentos criminalísticos y forenses que muestran graves contradicciones en la versión oficial.

Madrid, 14 de agosto de 2021

El Observatorio Cubano de Derechos Humanos (OCDH) exigió este sábado una investigación independiente sobre la muerte del manifestante Diubis Laurencio Tejeda, de 36 años de edad, durante las protestas que sacudieron a Cuba hace un mes.

«Exigimos una investigación de forma urgente, porque documentos criminalísticos y forenses sobre el caso, recibidos por el OCDH, muestran graves contradicciones entre la declaración del policía que disparó mortalmente a Laurencio Tejeda y los resultados de la propia autopsia», afirmó Alejandro González Raga, director ejecutivo del Observatorio.

La documentación enviada al OCDH incluye un informe de dactiloscopia del fallecido y la declaración del policía que disparó, el subteniente Yoennis Pelegrín Hernández.

A Pelegrín Hernández se le tomó declaración como «testigo» y no como investigado o imputado por la muerte de Laurencio Tejeda. Y, según la prensa independiente, la Fiscalía lo exoneró de cargos alegando “defensa propia”. Su descripción de los hechos, contenida en la documentación recibida, es contradictoria al afirmar que «para salvar su vida y la de sus compañeros hubo de enfrentar varios disparos hacia el frente».

Sin embargo, los datos de la autopsia describen que el disparo entró por la espalda.

El OCDH puso los documentos a disposición de un experto en Patología y de otro en Medicina Forense y Legal, para valorar posibles contradicciones entre los informes.

Ambos especialistas calificaron las copias como «verosímiles», aunque la declaración del policía parecía «poco creíble».

El informe de la autopsia, en resumen, recoge que Diubis Laurencio Tejeda sufrió una herida por arma de fuego, que entró por la zona posterior, al nivel del espacio intercostal izquierdo, con un trayecto oblicuo hasta la parte central del tórax, donde lesiona el tronco de la arteria pulmonar.

«Se trata de una lesión mortal. Ellos ponen como primera opción, en la causa de la muerte, una ‘anemia aguda’, como segunda ‘herida transfixiante de tronco pulmonar, con hemotórax de 2000 ml’ y como tercera ‘efecto de proyectil de arma de fuego'», explicó el experto en Medicina Forense y Legal consultado.

Y añade: «Aunque todos los documentos parecen reales, falta documentación, porque en las declaraciones no se describe dónde están los otros proyectiles, ni dónde impactaron. Y por supuesto, no sé explica cómo es posible que una persona que supuestamente iba a agredirlo, reciba un disparo por la espalda».

A Pelegrín Hernández se le ocupó «una pistola Makarov» y «un depósito sin proyectiles».

Un tercer informe solicitado por el OCDH, desde el punto de vista legal, aprecia que “responder a una manifestación de ciudadanos desarmados con fuego vivo o real, provocando la muerte a un manifestante, es una grave violación de los derechos humanos”.

“El cargador ocupado estaba vacío. De acuerdo a los modelos, estos portan por lo general 12 cartuchos, aunque algunos tienen 10. Como sea, todos fueron disparados contra la multitud de ciudadanos cubanos allí reunidos. El referido expediente no relaciona más afectados, sin embargo la prensa independiente cubana reportó al menos un herido en la represión a la manifestación de la Güinera”, agrega el informe legal independiente.

El caso del herido fue recogido por “Diario de Cuba”. Se trataría del joven Yoel Misael Fuentes García, de 16 años de edad, baleado en la rótula de la pierna derecha.

«En vez de intentar acusar al fallecido de ser un delincuente común, un extremo que su familia ha negado, el gobierno cubano debería permitir una investigación independiente del caso», insistió González Raga.

El OCDH pone a disposición de la opinión pública una parte de los documentos recibidos en el siguiente enlace. Se han omitido algunas fotografías, por respeto a la familia del fallecido.