OCDH denuncia el robo a la activista Marthadela Tamayo

Todavía muy afectada por el suceso, en comunicación con el OCDH, la activista cubana Marthadela Tamayo denunció el robo contumaz y alevoso de casi tod

OCDH recuerda al gobierno de Cuba la obligación de proteger a los ciudadanos frente al Covid-19
Crece el rechazo de la ciudadanía a la nueva Constitución de Cuba: La mitad del censo mostraría su oposición
OCDH pide a Gobierno español no participar en «prácticas ya cuestionadas por Naciones Unidas» sobre la contratación de misiones médicas cubanas

Todavía muy afectada por el suceso, en comunicación con el OCDH, la activista cubana Marthadela Tamayo denunció el robo contumaz y alevoso de casi todo lo que contenía la vivienda donde vive con su madre y su hijo, en Holguín, aprovechando la estancia de todos en La Habana, por motivos de enfermedad.

Marthadela, muy activa en distintos proyectos de la sociedad civil en Cuba, y colaboradora del OCDH, ha sido acosada y amenazada en varias ocasiones por la Seguridad del Estado, ha sido detenida arbitrariamente, llegando incluso a ser secuestrada; y en otras ocasiones ha denunciado el robo descarado de la policía política de sus pertenencias. No es la primera vez; pero es la primera vez que afecta tan descarnadamente a su propio hijo. Es lícito sospechar que se trata de una escalada más de quienes en Cuba impiden que las personas actúen libremente y tengan ideas propias.

La propia Marthadela se pregunta acerca de ¿qué ladrón ordinario se llevaría los libros del colegio y hasta el uniforme de un niño; se lo llevaría todo y dejaría muestras de su saña? Este no es un hecho aislado en Cuba: muchas Damas de Blanco han reportado que la estrategia de la Seguridad del Estado pasa ahora por intimidar y perjudicar a sus familiares más directos, niños incluidos. Marthadela llora por esta iniquidad e injusticia, que ahora pedimos que se denuncie; pero no será quebrada.