Farsa electoral castrista

Farsa electoral castrista

Ya está lista la maquinaria electoral con la que pretenden imponer la nueva constitución de Cuba, aprobada por la AN el 22 de diciembre, en un acto a

El “NO” de Cuba
Proyecto de Constitución castrista
Digamos NO

Ya está lista la maquinaria electoral con la que pretenden imponer la nueva constitución de Cuba, aprobada por la AN el 22 de diciembre, en un acto a escenificarse el 24 de febrero, día en que se conmemoran 23 años del derribo de dos avionetas de Hermanos al Rescate, en que fueron asesinados sus cuatro tripulantes civiles por la fuerza aérea castrista.

Alina Balseiro se llama la Tibisay Lucena de Cuba, presidente de la Comisión Electoral Nacional (CEN) que organiza, dirige y valida el referendo constitucional, la exposición y verificación de la lista de electores, como hace cada cinco años en las elecciones ordinarias.

El engaño comienza con la misma palabra “electoral”. Un proceso en el cual el número de candidatos es igual al número de cargos a ocupar, ¿cómo puede llamarse “elección”? ¿Entre quiénes se “elige”?

En verdad, se vota por listas cerradas confeccionadas a través de un sistema piramidal que comienza en las Asambleas de Circunscripción, donde seleccionan los primeros aspirantes, luego van pasando a las Comisiones de Candidaturas Municipal, Provincial y Nacional, cada una supervisada por la respectiva Comisión Electoral.

Las Comisiones Electorales en cada nivel les ordenan a las llamadas Organizaciones de Masas que propongan candidatos a las sucesivas legislaturas “del poder popular” que se van estructurando jerárquicamente, por votación y designación, en partes iguales, hasta llegar a la Asamblea Nacional del Poder Popular,  que está en el vértice de la pirámide.

Las llamadas Organizaciones de Masas, de trabajadores, campesinos, de mujeres, de la juventud, incluso las milicias, son correas de transmisión del Partido Comunista de Cuba, el único legalmente existente y que puede postular y certificar candidatos; cualquiera que no cuente con su aval es excluido, puede ser acusado de contrarrevolucionario, procesado y encarcelado, si fuera el caso.

Los aspirantes, después de pasar por todos estos filtros, si fueran seleccionados, deberán jurar fidelidad a la revolución, a los principios y a la legalidad comunista, de manera que en ningún caso personas no afectas al régimen podrán llegar jamás a ocupar ningún cargo de, si es que todavía se puede llamar así, representación popular.

En Cuba no hay elecciones, porque no se elige a nadie, todos los candidatos son impuestos por el único gran elector que es el PCC; lo que hay son unos actos de votación en los que electores sin alternativas confirman las listas de candidatos que lo son presentados con un currículo de obsecuencia al sistema, pero sin ninguna propuesta propia, ni mucho menos un programa de gobierno u ofertas electorales que los hagan preferibles a otros.

La Asamblea Nacional del Poder Popular designa de entre sus miembros al Consejo de Estado, una especie de Presídium del Soviet Supremo, al Presidente de la República, al Consejo de Ministros y en el futuro, según la nueva constitución, al Primer Ministro.

También designa a los magistrados del Tribunal Supremo Popular quienes deben rendirle cuentas y pueden ser removidos de sus cargos en cualquier momento, por lo que no existe en Cuba, ni siquiera en la letra de la Constitución y las Leyes, el más mínimo asomo de separación, autonomía e independencia de poderes.

Con esta maquinaria es que van a imponer el texto de la nueva Constitución, en un acto que tampoco se puede llamar “referendo” ni “plebiscito”, porque votar “NO” está prohibido y hacer campaña a favor de esta opción se considera como un sabotaje, promovido por mercenarios, lo que presagia detención, procesamiento, cárcel, extrañamiento.

Pero hay algunas pequeñas dificultades: la legislación universal hace tiempo que arribó a los derechos irrenunciables, aquellos de los que las personas no pueden desprenderse ni siquiera que manifiesten su voluntad de hacerlo.

Por ejemplo, los derechos laborales son irrenunciables, de manera que un trabajador, sea médico, entrenador deportivo o lo que sea, así renuncie por contrato a un salario mínimo, horario de trabajo, tener vacaciones, prestaciones sociales, etcétera, el contrato no sería válido en estos puntos y las partes tienen que atenerse al derecho común.

Tanto más es así con los Derechos Humanos que no requieren concesión ni aceptación sino que se poseen por el sólo hecho de ser humano y seguirían vigentes aunque una supuesta constitución dijera lo contrario.

Aunque los comunistas impongan su constitución sería como papel mojado porque no se corresponde con la realidad actual de Cuba, que es plural, diversa y tremendamente controvertida, incluso a nivel espiritual, con distintas manifestaciones religiosas y múltiples expresiones culturales.

Incluso los marxistas clásicos, como Ferdinand Lassalle, consideraban que una constitución es la expresión de la suma de los factores de poder reales en una sociedad concreta históricamente determinada, sino, como diría Barack Hussein Obama II, citándolo sin mencionarlo, es solamente “un pedazo de papel”.

Lo que los comunistas se empeñan en demostrar es que el PCC es realmente en la práctica “la fuerza superior dirigente de la sociedad y del Estado” como luego han puesto en la Constitución, con lo cual están fabricando una realidad ficticia que después pretenden expresar formalmente en la norma. Pero esto es sólo un burdo sofisma para nada dialéctico: la verdad verdadera nos muestra todo lo contrario a la existencia de un partido único.

Federica Mogherini, la dirigente comunista en funciones de Alta Representante de Asuntos Exteriores y Políticas de Seguridad de la UE tendría que demostrar que la democracia de partido único que propone para Cuba es superior al pluralismo político generalmente aceptado en occidente. Si es así, ¿por qué no la tienen en Italia, ni en ningún país europeo?

A menos que ella considere que el pueblo cubano es diferente, de alguna manera que no declara explícitamente, a los llamados “pueblos civilizados” del mundo.

La democracia es liberal o no es democracia, la cuestión es saber cuánto se demorará la realidad para imponerse sobre la quimera.