El gobierno de España se equivoca al considerar como «línea dura» la defensa firme de los derechos humanos en Cuba

El gobierno de España se equivoca al considerar como «línea dura» la defensa firme de los derechos humanos en Cuba

Madrid, 17 de julio de 2018 El Observatorio Cubano de Derechos Humanos considera desafortunadas las declaraciones del señor Josep Borrell, ministro

Disidentes reprochan a UE que solo les motive el interés económico
Observatorio Cubano de Derechos Humanos condena el encarcelamiento del periodista independiente Roberto de Jesús Quiñones Haces
Observatorio Cubano de Derechos Humanos condena detenciones de activistas que promueven el NO en el referéndum constitucional

Madrid, 17 de julio de 2018

El Observatorio Cubano de Derechos Humanos considera desafortunadas las declaraciones del señor Josep Borrell, ministro de Asuntos Exteriores de España, en relación con la política hacia Cuba.

Según la agencia estatal española EFE, el ministro Borrell dijo en Bruselas: «España no va a abanderar las líneas duras de las sanciones cuando haya un problema en Latinoamérica. No es nuestro papel. Nuestro papel es exigencia y diálogo (…) No quisiéramos repetir el ejemplo de Cuba, que fuimos los que encabezamos la línea dura contra Cuba y cuando llegó el deshielo el que fue el protagonista fue el presidente (francés, François) Hollande, el presidente (estadounidense, Barack) Obama y nosotros ni siquiera pasamos por allí».

El Observatorio considera que no debe confundirse una supuesta política de línea dura con la firme defensa de los derechos humanos y los valores democráticos, que debería ser un fin en sí mismo, como pilares fundamentales de España y de la Unión Europea.

Frente a las violaciones masivas de derechos humanos, en cualquier parte del mundo, las sanciones políticas han demostrado ser imprescindibles. El diálogo también es necesario, pero, siendo realistas, a las autoridades cubanas hasta ahora solo le ha interesado para obtener beneficios y ganar tiempo, como se ha demostrado a lo largo de 60 años.

Por ejemplo, los gobiernos de José Luis Rodríguez Zapatero y Mariano Rajoy apostaron por políticas que, a día de hoy, no han arrojado ningún resultado contrastable en materia de pluralismo democrático, respeto a los derechos humanos y fin de la represión en Cuba.

El OCDH prefiere una política inteligente y no presentista o reactiva a la de otros países, que tenga en cuenta los intereses generales de los españoles, pero también el respeto a la dignidad y derechos de los cubanos.

El Observatorio Cubano de Derechos Humanos reitera al señor Borrell su disposición a entregar toda la información disponible sobre la situación de los derechos humanos en la isla, así como a sostener reuniones para abordar estos temas de un modo constructivo.

El pasado mes de junio, la Presidencia de España respondió a una carta enviada por el Observatorio al nuevo gobernante Pedro Sánchez, sobre la situación de los derechos humanos en Cuba.

En la carta, el Gobierno español aseguró: «…Permítanos poner de manifiesto el compromiso de este Gobierno con la promoción y defensa de los derechos humanos, prioridad de nuestra política exterior y de cooperación internacional».