Anciano, pobre y abandonado por el gobierno cubano

Anciano, pobre y abandonado por el gobierno cubano

El ciudadano Dionicio Ortega Rodríguez; residente en el caserío Santa Damiana, ubicado en el Consejo Popular Rio Seco, municipio San Juan y Martínez,

OCDH denuncia detención arbitraria de periodistas independientes cubanos
El sufrimiento también tiene rostro
Golpeado brutalmente por no desvelar la contraseña del móvil a la Policía Nacional Revolucionaria (PNR)

El ciudadano Dionicio Ortega Rodríguez; residente en el caserío Santa Damiana, ubicado en el Consejo Popular Rio Seco, municipio San Juan y Martínez, Pinar del Rio; es un anciano jubilado que trabajó durante toda su vida laboral en centros de trabajos estatales, o sea, al servicio del Estado, recibiendo como remuneración un mísero salario que no le alcanzaba para casi nada, pero trabajar con el Estado era el único modo que tenía para garantizar una jubilación segura para su adultez, según afirma el anciano.

Actualmente vive de su jubilación, se encuentra viviendo en una casa que presenta muy malas condiciones habitacionales, el lugar no cuenta con condición favorables que se pueda valorar como “lugar habitable”. La mayor parte del techo es de fibras de cinc que están casi podridas, que por el paso del tiempo y del clima se han tornado de color carmelita y cada vez más debilitadas por la corrosión del cinc; las ventanas no tienen seguridad alguna, una cantidad considerable de las persianas no existen, quedando los espacios vacíos entre las ventanas, por donde penetra el frío, el viento, la tierra y otros objetos disímiles cuando el clima es propicio para ello. Duerme en una cama personal en muy malas condiciones; ha tapado algunos huecos de las ventanas con algunos sacos que ha conseguido con vecinos y amigos. Sufrió un derrame cerebral que lo dejó aún más mal de lo que estaba, sin poder hacer trabajitos extras para poder subsistir, debido a que el dinero que le proporcionan por la jubilación no le alcanza para nada. Tiene que valerse de un bastón para poder caminar; como asiento tiene únicamente una banqueta de hierro además de su cama que consiste en un sofá viejo. Sus condiciones de vida son infrahumanas por el abandono de las entidades gubernamentales sobre su caso.

El anciano Dionicio Ortega Rodríguez, ha pedido ayuda a las instancias gubernamentales desde hace 4 años y todavía no han hecho nada respecto a su caso que está entre los más críticos por las necesidades que representa. Se presentó en la Dirección de la Vivienda donde vio a Guillermo Cabrera García, funcionario del gobierno en dicha entidad, quien le dijo que iban a mover su caso de modo oficial como prioritario para tratar de darle alguna solución lo antes posible, hace casi dos años que eso ocurrió y todavía no ha recibido respuesta alguna. Dionicio Ortega Rodríguez continúa mal viviendo en las pésimas condiciones que lo perjudican y subsistiendo con lo que le facilitan sus vecinos.

En este caso se puede ver el abandono al que ha sido expuesto dicho anciano por las entidades estatales y gubernamentales. La solución de este caso depende en específico de la unión de varios organismos y funcionarios competentes y responsables que no han querido hacer nada al respecto de ese lamentable caso, que se den a la tarea de resolver esa situación que presenta y agrava cada día más la solitaria y desposeída vida del anciano Dionicio Ortega Rodríguez, quien espera recibir alguna solución a sus problemas y poder vivir un poco mejor sus últimos años de vida.