Jueves , 22 Junio 2017

“Volvió a nacer”

Oriol Leiva Matos, de 15 años de edad y  vecino de calle Águila No.838 entre Corrales y Gloria, en la Habana Vieja, cayó de la azotea impactándose con un tanque de petróleo de la panadería colindante a su edificio, aproximadamente  a diez metros de altura. Fue conducido –urgentemente- al Hospital Pediátrico de Centro Habana, donde lo asistieron rápidamente con radiografías y hubo que intervenirlo quirúrgicamente por tres fracturas en la mandíbula; y se mantuvo ingresado por siete días bajo observación médica.

El accidente fue debido a la captura de palomas en  los edificios, algo a lo que se dedican algunos jóvenes en este municipio, para después venderlas.

Su madre Mayi Matos, cuando hace la historia, da gracias a Dios, porque aunque el joven tiene que hacer un seguimiento médico de un año, no tuvo otras consecuencias y como se dice en el lenguaje popular: Volvió a nacer.

La Habana, 21 de setiembre de 2013.


 

Scroll To Top