Sábado , 24 Junio 2017

Verificando la noticia

El pasado 11 de septiembre, se presentaron en mi casa dos mujeres identificadas, una como Trabajadora Social y la otra, investigadora del Hospital Materno Hijas de Galicia, las cuales se mostraban interesadas por una denuncia que había comunicado por las redes sociales, el pasado 25 de julio,  y que titulé Malas Condiciones, donde mostraba en fotos la falta de higiene en la que se encuentra dicho hospital.

Empezaron haciéndome preguntas de lo que había pasado ese día y poniendo en duda mi trabajo, alegando que en esa fecha los baños a los que yo les saqué fotos con excrementos en el piso, papeles sucios y llenos de orina, estaban clausurados. Les demostré que eso era incierto y les mostré las fotos que conservaba.

Después de esto la conversación se tornó un poco menos agresiva y explicaron que las había mandado la Dirección Provincial de Salud y que tenían constancia de la queja pero que no estaban bien informadas.

Expliqué que esto no es una queja, sino una denuncia de lo mal hecho, a través de nuestra Agencia de Prensa no Gubernamental,  Red Cubana de Comunicadores Comunitarios. También dije tener el convencimiento de que solo pudo ser la Seguridad del Estado la que las envió a mi casa.

Por un momento no me respondió, pero  después me dijo textualmente: “Es verdad, ese hospital cada vez está más malo; y no se repara hace más de 30 años”.

La Habana, 17 de setiembre de 2013.


 

Scroll To Top