Domingo , 23 Abril 2017

Tratos degradantes a enfermos mentales

Los trastornos mentales como la esquizofrenia paranoide generalmente  resultan de problemas en la infancia y la adolescencia. La violencia en el hogar y los abusos sicológicos y físicos provocan cambios mentales drásticos.

Hace varios días, circuló en  Internet  un video grabado por un celular  de una mujer de entre  30 y 35 años, que fue golpeada por la policía por caminar desnuda por las calles del centro de la ciudad de Camagüey.

Ese mismo día tuve varias llamadas, debido al comentario que había entre los pobladores de Camaguey. Se decía que la mujer era de “la gente de los derechos humanos” y que “estaba protestando”. Yo respondí que los defensores de los derechos humanos no nos desnudábamos para protestar.

El pasado 11 de febrero, el delegado en Camaguey  de la Comisión de Atención a Presos Políticos y sus Familiares, (CAPPF), Alexander Zaldivar Puerto, residente en Pinares, número 86 entre Riberita y Mirandita, reparto Marquesado, me facilitó cuatro tomas de videos y una  información sobre esta mujer.

Me senté a ver los videos, y me proporcionó repulsión y asco. Diré por qué.

Alrededor de esta mujer, quien caminó desnuda cerca de cinco cuadras en la Plaza de los Trabajadores, según la fuente, había más de 50 hombres impúdicos grabando a una enferma con trastornos síquicos. Ninguno tuvo el valor de quitarse su camisa y cubrirle el cuerpo a esta mujer. Había también mujeres que tampoco reaccionaron en su auxilio.

Llegó la policía y tres agentes femeninas le propinaron varios golpes en el rostro, antes de cubrirla. Así fue montada en la patrulla. Ningunos de los presentes se les enfrentó a los agentes para impedir que la golpearan.

Estos son los llamados revolucionarios: sin coraje ni dignidad.

Según la fuente, esta mujer padece de esquizofrenia paranoide y ha estado en varias ocasiones ingresada en el Hospital Psiquiátrico de la provincia. Su familia padece de la misma enfermedad. El día de los hechos la paciente estaba en crisis.

No es la primera vez que ella se despoja de sus ropas y sale desnuda a la calle, dijo la fuente.

Ahora la enferma que tanto alboroto armó en la Plaza de los Trabajadores de Camagüey antes personas cobardes e inescrupulosas, se encuentra hospitalizada con hematomas y laceraciones en el rostro y otras partes del cuerpo.

Casos como estos abundan en las prisiones de cuba.

Pacientes con esquizofrenia paranoide, trastornos mentales y epilépticos, son acusados por diferentes delitos por la Policía Nacional Revolucionaria y llevados  a tribunales y sancionados a años de prisión.

Cuando llegan a la ergástula, les propinan severas golpizas dejándolos con laceraciones que los afectan para toda su vida, llevándolos a cometer autoagresiones e intentos de suicidio, casi siempre por ahorcamiento. En muchos casos son trasladados lejos de su hogar para que sus familiares no denuncien los actos degradantes e inhumanos cometidos contra ellos por los militares.

Sus familias presentan la historia clínica con diagnóstico desde la infancia a los fiscales, instructores, presidentes de tribunales, y a todas las instancias gubernamentales, pero eso no basta. Se desgastan en el intento de hacer reaccionar a los altos funcionarios sin recibir una respuesta de aliento.

Tal es el caso del paciente con esquizofrenia paranoide, epiléptico, y retraso mental, con tratamiento médico, y cinco intentos de suicidio,  José Ramón Jorge Maffenson, de 26 años, quien se encuentra recluido en el Combinado del Este, por un supuesto delito de robo con fuerza, con una petición fiscal de 10 años de privación de libertad. Los militares le niegan los medicamentos.

Su madre, Martha Maffenson Cairo, vecina del edificio 4, apartamento 15 Micro-10, Alamar, municipio Habana del Este, se ha dirigido a todas las instancias gubernamentales de las cuales no ha obtenido respuesta.

El juicio de José Ramón se efectuará en el tribunal provincial de la Habana Vieja, el próximo 24 de marzo.


 

Scroll To Top