Réplica del OCDH a la representante de la ONU en Cuba

Réplica del OCDH a la representante de la ONU en Cuba

Madrid, 23 de marzo de 2018 Anayansi Rodríguez Camejo, representante permanente de Cuba ante la ONU, ha expresado en la reunión plenaria de la Asambl

OCDH repudia la actuación de funcionarios de Derechos Humanos de la ONU
Preocupación por odisea de refugiados cubanos en Trinidad y Tobago
Políticos europeos se suman a la campaña «Ningún preso político cubano invisibilizado», promovida por el OCDH

Madrid, 23 de marzo de 2018

Anayansi Rodríguez Camejo, representante permanente de Cuba ante la ONU, ha expresado en la reunión plenaria de la Asamblea General para conmemorar el Día Internacional de la Eliminación de la Discriminación Racial que “en Cuba todos los ciudadanos disfrutan de los mismos derechos, con independencia del color de su piel, credo u opinión política, como muestra de una verdadera democracia participativa”.

Con todo respeto creemos que está por ver si la diplomática se refería realmente a la República de Cuba, pues según los reportes, fotos, vídeos, testimonios que diariamente se emiten desde la Isla, la realidad va en otro sentido,  el contrario. Es decir, en Cuba se violan de manera sistemática los derechos humanos de los ciudadanos. Se le violan a aquellos que deciden expresar libremente su disenso con la política del Partido Comunista, pero también a aquellos a quienes la ausencia de libertades económicas les priva de emprender su proyecto de vida en su propio país o a quienes viven hoy en la miseria producto de la mala gestión y la indolencia de las autoridades. Y en ese panorama de ausencia generalizada de derechos y libertades, entre los sectores que más sufren está el de las persona de raza negra, quienes además de padecer una inveterada cultura racista también cargan con la odiosa discriminación estructural.

Estas declaraciones son una muestra evidente de cómo interpretan la democracia los representantes del gobierno cubano incluidos sus diplomáticos,  en la cual tienen cabida actuaciones como la del embajador de Cuba en Perú Juan Antonio Fernández Palacios que interrumpe de forma prepotente y amenazante a un joven que intervenía en el  evento “Diálogo Hemisférico”, previo a la Cumbre de las Américas.

En todo caso, la Cuba de hoy, la de carne y hueso, no es de la que habla la Sra. Rodríguez Camejo. La real es dura y desde luego, en lo que al estado se refiere, no es ni tolerante ni participativa.

Observatorio Cubano de Derechos Humanos