“Podemos meterte presa, desaparecerte y nadie se entera”

“Podemos meterte presa, desaparecerte y nadie se entera”

Odalina Guerrero, asesora jurídica de APLP, amenazada por la Seguridad del Estado

DECLARACION JURADA Yo, Odalina Guerrero Lara , ciudadana cubana, con carné de identidad No.66090520898 , asesora jurídica de APLP, (sin domicilio p

El sufrimiento también tiene rostro
San Juan y  Martínez, población marginada y olvidada
Observatorio Cubano de Derechos Humanos condena la cancelación de personería jurídica a las ONGs de derechos humanos en Nicaragua

DECLARACION JURADA

Yo, Odalina Guerrero Lara , ciudadana cubana, con carné de identidad No.66090520898 , asesora jurídica de APLP, (sin domicilio permanente) Cuba, teléfono  55583444 correo electrónico  odalinaglara@gmail.com, con plena capacidad legal y apercibida de lo tipificado en la Ley 62, Código Penal vigente, en los artículos 154y155 de los delitos de Denuncia o Acusación Falsa y Perjurio, declaro:

HECHOS

Que siendo aproximadamente la 1:00 pm del día 24 de enero del 2018, me encontraba junto a mi esposo en el domicilio que ocupo en Calle D número 20524ª, cuando se detuvo en calle que da al frente de dicha vivienda dos hombre vestidos  de policías en una moto, uno blanco gordo y otro mulato; nos llaman y al mismo tiempo preguntan dónde vivía María, le contesto: al lado, pero el mulato me mira directamente a la cara y me dice: ¿Y tú cómo te llamas?. Le dije Odalina. El inmediatamente indagando dijo Guerrero Lara. Le dije: sí. Entonces me dice desde la distancia donde se encontraba de mí, que era aproximadamente dos metros: está citada para el viernes a las 10:00 en la policía de Calabazar.

Me acerco a él, que se mantenía montado en la moto y le pregunto: ¿quién eres?, me dice soy el segundo jefe de la PNR de Calabazar y mientras llena  dos modelos de  citaciones, me pregunta si soy de Pilón y le contesto no, me dice: ¿de dónde eres? le digo soy natural de Niquero. Continua indagando y esta vez me pregunta: ¿tienes la dirección de Alquízar?, le digo sí. Luego me da las citaciones para que las firme entregándome una  y dando las gracias arrancan la moto y se marchan.

Me personé en la Unidad de la PNR de Calabazar el día 26 de enero del presente año, a las 10:00 de la mañana. Ya en la carpeta le dije al oficial que se encontraba allí que estaba citada para las diez con Jorge Luis. Me dijo: siéntate y espera un momento.

A las 10:15 am, sale el policía que me entregó la citación y me dice: coge por ese pasillo que te esperan en la última oficina. Así lo hice, cuando entro en la oficina había un policía sentado detrás de un buró y al lado estaba sentada una joven, con uniforme de policía que más tarde se retiró de allí.

Me pide el carnet de identidad y busca apresuradamente una hoja de su agenda que estaba escrita. Toma mis datos y me pregunta donde trabajaba. Le digo: en una ONG. Entonces me pregunta que si yo tenía licencia para atender o asesorar jurídicamente a personas en mi casa. Le miro a su cara y le digo: ¿me podría decir quién es?. Responde: soy Mario el jefe de sector de la zona dónde usted vive y recibí una información de que asesoraba ilegalmente personas en su casa sobre cuestiones de leyes. Le dije: No tengo casa, estoy arrendada legalmente en esa pequeña vivienda y por lo tanto respeto lo establecido legalmente en el contrato, que plantea no se puede causar molestia a los vecinos. Me dice: a su casa visitan muchas personas. Le digo: sí, soy cristiana y me relaciono mucho, además de ser abogada porque hasta ahora no se me ha anulado el título y tengo mi carnet de abogada,  sí asesoro a alguna persona fuera de mi domicilio, pero lo hago con respaldo legal basada en lo estipulado en la Ley de Procedimiento Civil cubana que me da el derecho de asesorar a las personas siempre y cuando no requieran de representación letrada, además en la Resolución 53-144 de 8 de marzo de 1999 de La ONU, la que no solo me da el derecho de asesorar sino de realizar denuncias ante los órganos nacionales e internacionales por violaciones de los derechos. Le entrego una copia de esta última  y continuo expresando: yo pensé que se me había citado aquí para darme una sentencia, o una orientación de cómo o dónde podía recibir el dinero que uno de ustedes que estafó. Me dice: de eso no tengo conocimiento, no sé nada, pero dime cómo se llama el que te estafó, pero estas ilegal en ese lugar porque la persona que se cambia de domicilio tiene que tener cambio de dirección, y se te va a mandar para el lugar de origen. Le digo: No tengo lugar de origen porque  vendimos la casa para darlo al Capitán de la Seguridad del Estado que me estafó porque nos exigió un dinero que no teníamos y tuvimos que vender la casa para darle la cantidad que pedía. Me dice: bueno yo tengo que darle una respuesta a mis superiores y voy a levantar un acta de apercibimiento que debes firmar porque tú me dices que no realizas actividades ilícitas: la asesoría  legal a la población, pero tiene que quedar constancia por escrito. Yo le respondí: si quieres puedes hacerla pero tienes que decirme la fuente de donde vino la información y no te la voy a firmar, además la voy a reclamar porque tengo una conducta impecable en mi barrio y no soy ninguna delincuente para que usted me levante acta por una información que según  dice le llegó.

Al instante se levanta y se dispone a salir del lugar donde es interceptado por dos hombres de mediana estatura, uno de color blanco y otro mulato. Yo expreso: continúa el trajín. El jefe sector Mario le entrega mi carnet de identidad y la Resolución 53-144 de la ONU al hombre blanco, que inmediatamente ocupó la silla y el buró donde se había sentado Mario alegando en forma descompuesta esto no es un trajín, es mi trabajo como miembro de la seguridad del Estado que atiende esa organización contrarrevolucionaria, ilegal (y otros adjetivos despectivos que no recuerdo), de la cual tú te haces llamar abogada, y para que sepas ya no eres abogada porque tu título fue anulado y no perteneces a la Unión de Juristas de Cuba, yo vine aquí a poner los platos sobre la mesa. El mulato sentado al lado solo escuchaba atentamente. Yo le respondí: el título no me hace falta, pero si soy abogada, además yo pensé que hoy ustedes me habían citado para darme una respuesta sobre el dinero que uno de ustedes el Capitán de la Seguridad del Estado me estafó y que la Fiscalía dijo se nos daría una respuesta de la sentencia que dispuso la entrega de dinero. Continua y me dice yo soy Jorge Luis del que hablan en internet que habla mucho y vengo a poner los platos sobre la mesa por tu actuar contrarrevolucionario, porque viajas  a hacer política. Le contesto: entonces no tenemos nada que hablar, di lo que quieras que te escucho. Me dice alterado y dando golpes en la mesa: esa  es una aptitud cínica la que tú has tomado, no me quieras revertir la situación. Inmediatamente toco la mesa con dos dedos y le pregunto: ¿Tu No tienes madre?, añado: porque las madres paren hombres y los hombres no ofenden a las mujeres. Entonces me pregunta si lo estaba grabando. Yo abro mi cartera para enseñarle que no tenía ningún equipo de grabación y le digo: yo no soy quienes ustedes se creen. Continúa hablando y dando sus puntos de vistas y valoraciones tales como: Yo no soy tribunal para darte sentencia, ni ONAT para pagarte dinero, pero si una cosa quiero que sepas es que si un miembro de la seguridad del Estado te estafó ese quiero que esté preso. Añade además: Te haces llamar contrarrevolucionaria en las redes sociales por tus compañeros de trabajo, ni siquiera dices como otros disidentes que cuando le dicen contrarrevolucionarios, dicen que no lo son que solo defienden lo mal hecho. Eres la elite de Fornaris y Amarilis, y fuiste fuera  a hacer política. Pero a Fornaris se le contestó en la ONU como se bebía. Bastante que tuvieron que soportar los maltratos de Alberto, añadió el mulato. Tú crees que los 20, 30 o tal vez 100 pesos que te pagan es para tu proyección contrarrevolucionaria. Lo que tienes por dentro es veneno de alacrán me dice Jorge Luis e inmediatamente yo señalándolo con el dedo le digo: Te reprendo en el nombre de Jesús. El reacciona diciéndome: Me estas amenazando, a lo que le digo: no solo acudo a mi Dios que me defiende. Me dice: yo soy ateo. Y le digo; no me importa, sigue hablando que te escucho. Continúa diciéndome que sabe que envio denuncias a la ONU y estas no tenían validez, que él mismo como abogado se iba a encargar de rebatirla, porque la mayoría de las cosas eran mentiras, pero que además luego me iban a sancionar por delitos como: usurpación de funciones, noticias falsas y otros delitos que ellos consideran. Tu que vas a asesorar a Osniel porque dices que nosotros lo secuestramos. Expresa que sabían de mi mamá y mi hijo, además me preguntan que si mi esposo conocía de mis actividades contrarrevolucionarias. Luego de 1 hora expresando su sentir, me dice: bueno sabemos cuál va a ser tu reacción de ahora en adelante, pero no te lo vamos a permitir, te vamos a meter presa, aunque esto es un trabajo profiláctico, no hemos querido hacerte nada porque podemos meterte presa, desaparecerte y nadie se entera, además hasta que tú no cambies tu aptitud contrarrevolucionaria no vas a viajar, ni Alberto, ni IWPR, ni ONU te van a sacar del país, además te vamos a enviar para tu lugar de origen.

Dan por terminada la entrevista y entra Mario el jefe de sector con una multa de $ 20:00mn, alegando mi ilegalidad en el lugar donde resido y al indagar el nombre de la propietaria de la vivienda, añade que uno siempre debe investigar por la persona que va a entrar en su vivienda.

Anexo copia de la citación, multa y contrato de arrendamiento.

Y PARA QUE ASÍ CONSTE DOY FE A LOS 29 DIAS DEL MES DE ENERO DEL 2018.

 

Odalina Guerrero Lara.
Asesora jurídica de APLP.
ASOCIACION  PRO  LIBERTAD DE PRENSA