Domingo , 30 Abril 2017

Peripecias del transporte manzanillero

El servicio de transporte en el municipio de Manzanillo, Granma, está catalogado por algunos como regular por ser bastante céntrico el lugar en que residen; pero para los de la parte alta de la ciudad, las zonas suburbanas y las rurales tiene la definición de pésimo.

La Unidad Empresarial Básica de Transporte Municipal posee un parque de 46 ómnibus de los llamados “Diana” y para brindar el servicio urbano utiliza 26; pero en realidad funcionan como promedio diario entre 18 y 20. Según refieren los propios directivos de la Empresa en los meses transcurridos de enero a marzo de 2017, han brindado a diario 256 viajes.

Con antelación funcionaban también cuatro ómnibus marca Yutong, pero ya desde hace algún tiempo no circulan y permanecen en los talleres por falta de piezas de repuesto; entre ellas: un motor, un parabrisas y otros por dos direcciones de bronce y otros aditamentos; repuestos estos que no han podido resolverse.

La población se queja porque anuncian cierto número de guaguas para brindar el servicio del día, pero la verdad es que resulta un número menor. Las justificaciones son las roturas imprevistas que se presentan.

Otra inquietud es que en Manzanillo no hay confronta (nombre que recibe de forma popular el ómnibus que trabaja de madrugada) ni para la tan necesitada ruta hospital-hospital que enlaza todos los centros asistenciales de salud. Como respuesta han dicho que se debe a la disminución de combustible que nacionalmente afecta a todas las entidades y esto lo hace un tema sin solución, ya que el consumo diario –según fuentes oficiales- es de 9000 litros y esa cifra no puede aumentarse, por lo que el horario reglamentado comienza a las 5:00 am y termina a las 11:00 pm.

En cuanto al servicio rural se refiere, en su mayoría está cubierto por semi-ómnibus, llamados así por ser camiones con casetas que deben de dar en el día tres viajes en nueve rutas; pero solo para Jibacoa y Cayo Espino son diarios pues para Purial, Bayate y Remate tienen salidas en días alternos. Por su parte, Troya, que es la única zona rural que cuenta con un “tractor-bus” ahora se encuentra sin servicio, pues está con averías.

Se añaden a estas limitaciones las malas condiciones de las calles y carreteras que aumentan el número de roturas y el fallo de salidas programadas.

El servicio intermunicipal es inconstante y de 5 rutas que tiene, hay una que no se encuentra cubierta y es la de Río Cauto. Para este servicio existen camiones de transportistas privados en condiciones muy incómodas para el viajero y con precios que resultan muy elevados para la mayoría de la población que por no tener otra alternativa los utiliza.

La Empresa Estatal que está consciente del difícil panorama que tiene para brindar este servicio, ha autorizado a los dueños de camiones para realizar contratos y también con el transporte local; pero esta posibilidad a los cuentapropistas no ha tenido el efecto esperado, pues no han querido incorporarse. Según algunos de ellos han comentado, no tienen las ganancias esperadas.

De toda esta información se desprende que viajar seguirá siendo un acontecimiento agónico y traumático para los que por necesidad se sirven de los medios de transporte existentes en nuestra localidad.

Manzanillo, 10 de abril de 2017


 

Scroll To Top