Sábado , 27 Mayo 2017

Paticas, paꞌ qué te quiero

Un hombre –evidentemente desequilibrado- entró en la tienda “Feria de Zanja y Gervasio”, alrededor de las 10:00 pm del pasado día 13 de febrero. Esta “shopping” como le llaman los cubanos, por vender en divisas, está ubicada en el municipio Centro Habana.

El enajenado iba armado con un cuchillo y  amenazó al dependiente de matarlo; en la primera oportunidad el empleado huyó, saliendo de forma veloz del establecimiento para no ser herido por el agresor;  enseguida llamó por teléfono a la policía.

Los agentes del orden público que se personaron, de forma inmediata solicitaron refuerzos, porque el individuo trastornado gritaba que se iba a matar y procedió a  enrollarse la camisa en el cuello y con el cuchillo en la mano derecha, daba saltos dentro del pequeño establecimiento.

Después comenzó a amenazar con lanzar el dinero de la caja registradora hacia la calle, donde estaban cerca de cien personas curiosos de lo que sucedía, y le daban coraje a gritos diciéndole: “tíralo, tíralo”.

Después de casi una hora de haber tomado la tienda, seis policías lograron entrar en el local, le echaron spray de gas pimienta en los ojos y lo sacaron esposado de manos y pies. Una vez en la calle, lo introdujeron con violencia en uno de los seis autos patrullas que habían llegado al lugar.

Algunos de los espectadores les decían a los policías: “abusadores, no le den, llamen a una ambulancia”, un uniformado le respondió: “hay que quitar rápido este espectáculo”.

La Habana,  21 de febrero de 2014.


 

Scroll To Top