OCDH: «Es altamente probable que el gobierno desate una ola represiva contra periodistas independientes, y luego utilizarlos como moneda de cambio»

OCDH: «Es altamente probable que el gobierno desate una ola represiva contra periodistas independientes, y luego utilizarlos como moneda de cambio»

El organismo advierte sobre la criminalización del periodismo independiente, recuerda que la financiación exterior es un derecho amparado por la ONU y

Observación Electoral Ciudadana
OCDH condena ola represiva del gobierno de Cuba contra protestas por racismo y violencia, tras muerte de joven negro a manos de la policía cubana
OCDH denuncia la injusta condena a cuatro años y medio de prisión domiciliaria contra el líder opositor José Daniel Ferrer
El organismo advierte sobre la criminalización del periodismo independiente, recuerda que la financiación exterior es un derecho amparado por la ONU y condena la publicación y el uso de grabaciones de interrogatorios arbitrarios.

Madrid, 29 de diciembre de 2020

El Observatorio Cubano de Derechos Humanos (OCDH) advirtió este martes que la criminalización de periodistas y medios independientes por parte del gobierno de Cuba podría ser la antesala de una nueva ola represiva.

«El Gobierno de Miguel Díaz Canel y Manuel Marrero Cruz ha intensificado en las últimas semanas la criminalización de activistas de la sociedad civil y la prensa independiente, usando los medios de comunicación controlados por el Partido Comunista como herramienta para la descalificación y el descrédito. Además de intentar silenciar las voces discrepantes, en un escenario marcado por el fracaso del sistema y el descontento social, es altamente probable que el gobierno prepare una nueva ola represiva para detener y enjuiciar a periodistas independientes, y luego utilizarlos como moneda de cambio para obtener concesiones de gobiernos extranjeros, fundamentalmente de la nueva administración norteamericana», indicó el OCDH.

La víspera, los medios oficiales cubanos pusieron en la diana a varios medios y periodistas independientes, a los que acusó de recibir financiación de Estados Unidos y otros organismos. Entre los acusados aparecen medios como «CiberCuba», «Diario de Cuba», «Cubanet», «El Estornudo», «ADN Cuba», «Periodismo de Barrio», «El Toque» y «Tremenda Nota» y otros hasta superar la veintena.

Dichos medios, que cuentan con equipos de trabajo en la isla y en el exterior, informan libremente sobre la actualidad cubana. A la mayoría no puede accederse desde Cuba, debido al bloqueo tecnológico de las autoridades cubanas.

«Ponerlos en la diana, como si fueran delincuentes, supone un grave ataque a la libertad de expresión. La financiación procedente del exterior es uno de los elementos recurrentes por parte del gobierno, tanto desde el punto de vista político como legal, en su empeño por criminalizar al discrepante», agregó el OCDH.

Además, el OCDH recuerda que Naciones Unidas ha consagrado en diferentes ocasiones que el acceso a financiación, incluso extranjera, por parte de asociaciones y actores de la sociedad civil, es un derecho.

El artículo 13 de la Declaración sobre el derecho y el deber de los individuos, los grupos y las instituciones de promover y proteger los derechos humanos y las libertades fundamentales universalmente reconocidos, expresa: «Toda persona tiene derecho, individual o colectivamente, a solicitar, recibir y utilizar recursos con el objeto expreso de promover y proteger, por medios pacíficos, los derechos humanos y las libertades fundamentales…».

En sus ataques en el Noticiero Nacional de Televisión contra varios jóvenes periodistas independientes, el Partido Comunista usó grabaciones de interrogatorios arbitrarios, de los tantos que realiza la policía política para intimidar a los activistas de la sociedad civil y la oposición.

«La publicación de imágenes y sonidos de dichos interrogatorios es una práctica inmoral y repudiable, que viola la propia Constitución cubana. Además, al tomar fragmentos sacados de contexto se busca incriminar y denigrar a la víctima, que lamentablemente no tendrá derecho a réplica en el mismo medio», condenó el OCDH.

«Exigimos a Miguel Diaz Canel y Manuel Marrero Cruz el cese de los ataques y amenazas a otros cubanos por pensar y expresarse diferente. Los recursos pagados por todos los cubanos con sus impuestos, no deben ser empleados para reprimir a otros cubanos, sino para mejorar las condiciones de vida de los ciudadanos, que hoy son insoportables», concluyó el OCDH.