Observatorio Cubano de Derechos Humanos condena el encarcelamiento de dos pastores evangélicos en Cuba y exige su liberación

Ramón Rigal y Ayda Expósito fueron condenados a dos años y uno y medio de privación de libertad, respectivamente, por buscar para sus hijos un modelo

OCDH: «Cuba entra en un nuevo año sin abandonar el largo ciclo represivo y de atraso que vive desde hace seis décadas»
URGENTE: OCDH pide a líderes europeos interceder en favor del preso político cubano Silverio Portal Contreras, en grave estado de salud
Observatorio Cubano de Derechos Humanos pide acciones contundentes a la Unión Europea por el aumento de la represión en Cuba
Ramón Rigal y Ayda Expósito fueron condenados a dos años y uno y medio de privación de libertad, respectivamente, por buscar para sus hijos un modelo educativo distinto al que obliga el Estado totalitario en la isla

Madrid, 23 de abril de 2019

El Observatorio Cubano de Derechos Humanos (OCDH) condena el proceso legal manipulado contra dos pastores evangélicos en Guantánamo (Cuba), quienes buscaban para sus hijos un modelo educativo distinto al que obliga el Estado totalitario en la isla: educarlos en casa.

Ramón Rigal y Ayda Expósito fueron condenados a dos años y uno y medio de privación de libertad, respectivamente, por supuestos «actos contra el normal desarrollo del niño, asociación ilícita y asociación para delinquir». De acuerdo con medios de prensa independientes, el proceso judicial se celebró bajo un inmenso cordón policial.

«Defendemos el derecho natural de los padres a escoger el tipo de educación que quieren para sus hijos. Rigal y Expósito querían educar a los suyos en casa para evitar el adoctrinamiento político del sistema educativo cubano, que está únicamente en manos del gobierno. En el totalitarismo cubano, los niños son formados con criterios de culto a la personalidad de Fidel y Raúl Castro, y los planes formativos incluyen asignaturas políticas e incluso entrenamiento militar. Condenamos la farsa judicial, la severidad de la condena y exigimos su inmediata liberación», afirmó Alejandro González Raga, director ejecutivo del OCDH.