Viernes , 23 Junio 2017

Negligencia médica causa intoxicación a preso político

El preso político Harold Alcalá Aramburo de la causa 17/2003 de los sucesos de la “Lancha de Baragua” en los que Fidel Castro tomó la decisión de fusilar a tres de los encausados para dar un escarmiento, se encuentra recluido en la prisión de mayor rigor “Combinado del Este” en el área especial 47, en celdas de castigo, conocido como el corredor de la muerte.

Alcalá desde hace varios años está padeciendo de varias enfermedades, entre ellas una alergia severa, diagnosticada, que solo puede ingerir jugos y frutas, todas estas enfermedades fueron adquiridas en la prisión, pues él siempre fue un muchacho sano.

Este recluso el día 23 de diciembre tuvo visita de régimen y mostró a su familia una bola que le había salido en el lado izquierdo de la región del cuello, y que el médico a través de la reja lo había visto y le dijo que eso era un ganglio inflamado, recetándole cefalexina (antibiótico) cada 12 horas; sin haberle realizado antes una prueba para ver si por su estado alérgico la podía tomar.

La reacción a esta medicina fue que se le trancaron las vías respiratorias, se le adormeció la boca y el labio se le inflamó, y por todo el cuerpo le salieron ronchas; hizo una intoxicación por la que le suministraron un antihistamínico inyectable.

La Habana, 30 de diciembre de 2013.


 

Scroll To Top