La situación de la Placita «La Lucha» y de otras más

Por mucho tiempo los medios de propaganda han divulgado formas de reanimar la prestación de servicio de las llamadas Placitas, pero imágenes como las

Cayo Cruz, la apuesta perdida de Fidel Castro
Plan Imagen, pero a paso de tortuga
El motín de la prisión de Canaleta

Por mucho tiempo los medios de propaganda han divulgado formas de reanimar la prestación de servicio de las llamadas Placitas, pero imágenes como las que se ven en la plaza de la unidad: La LUCHA, ubicada en el Paradero, municipio San Juan y Martínez de Pinar del Río, muestran una realidad bastante diferente de lo que se ha dicho y hecho al respecto.

“Las placitas” no están acondicionadas para lo que fueron creadas, su función es ineficiente. El servicio al público se reciente al no contar con un surtido variado en viandas y hortalizas y otros renglones que cubran las necesidades de las personas que a ella acuden.

Muchos de los trabajadores o personal que va a comprar en ellas alegan y culpabilizan del problema a la transportación de los alimentos; otras a la mala forma de distribución por parte del organismo de Acopio, pero la realidad es que la mayor afectada es el pueblo al no tener con que alimentarse.

Al conversar con algunos vecinos de la zona nos manifestaron que han sido muchos años de duro trabajar en las actividades agrícolas, como para no saber buscarle una solución a este problema que lleva tiempo golpeándoles, se habla por la Radio, la Televisión y otros medios que se necesita producir mucho más, pero lo que se produce ¿dónde está?, los alimentos no llegan.

Otros nos dicen que desde que el Estado permitió a los carretilleros por cuenta propia, beneficiándose de los impuesto que les cobran, no tuvieron en cuenta que esos impuestos salen de los  bolsillos de un pueblo humilde y trabajador que no puede vivir con tan solo 225 pesos al mes.

Raudel Duma, un estudiante del preuniversitario nos manifestó: “amo la economía capitalista y sé que en Cuba esta economía en algunas esferas se pone en práctica, pero en el caso de los carretilleros, he visto cuando regreso en la tarde del preuniversitario como cuentan -como se le dice aquí la búsqueda del día-, y aunque colaboran con los impuestos ¿cuánto más deja de recaudar el Estado por no contar con una transportación, o una distribución adecuada a las placitas?, ¿por que los carretilleros pueden contar con estos mecanismos y el Estado no?”.

Existen muchas dudas con respeto a esta situación que hoy en día nos golpea principalmente a nosotros los cubanos de a pie o mejor dicho al pueblo trabajador, todos sabemos que a nuestro gobierno nada le preocupa, el pueblo es esclavo del sistema y hasta tanto no nos unamos con voz propia y digamos YA BASTA, HASTA AQUÍ,  no dejaremos de ser los pies descalzos de las barrigas llenas.