Sábado , 27 Mayo 2017

Familia en peligro

Cuando el pasado miércoles 15 José Ángel Sedeño, se dirigía al policlínico de especialidades Julio Antonio Mella en Guanabacoa, alrededor de las 9 am, una rastra que trataba de doblar en la calle Corral Falso esquina a Cruz Verde, tuvo un accidente,  el pasador que sujetaba el arrastre se partió.

José Ángel, que viven en la calle B # 219 y Príncipe Alberto, Reparto Habana Nueva,  especificó que tuvieron que calzar con pedazos de madera  el pasador para que no se corriera y quedó el arrastre inclinado hacia la izquierda, por el peligro que corrían los que pasaban cerca, amarraron una cinta en la ventana de una casa, para dar advertencia a los transeúntes.

El arrastre, estaba cargado, de 12 rollos de papel de una tonelada y media de peso, al cabo de unas horas los convivientes de la vivienda tuvieron  que abandonarla porque hacía inclinación hacia la casa.

El chófer del vehículo, de chapa  B655519, se encontraba preocupado y comenzó a llamar a las unidades policiales, y a su empresa pidiendo ayuda, ya que parte de la rastra obstruía la circulación de transporte en la calle Corral Falso, una arteria principal del municipio.

Los vecinos comenzaron a llamar a distintas entidades. Fue a las 8.30 pm que se hizo presente el auto patrulla 1073 de la Policía Nacional Revolucionaria (PNR), observó el peligro y dijo que lo comunicaría y se retiró del lugar.

Después de muchas reclamaciones  de los residentes de la vivienda afectada, los cuales se encontraban en la calle, y paraban todos los patrulleros que pasaban, que decían que lo comunicarían y se marchaban;  apareció el auto 226,  se le explicó lo que sucedía y comenzó a hacer las gestiones sin moverse del lugar. Se incorporaron dos  carros patrulleros más, los números 1023 y 1027.

El calzo que habían colocado debajo del arrastre estaba al caerse, y el poste y la casa en peligro de derrumbe; así  se mantuvieron toda la noche, la familia tuvo que refugiarse en casas de vecinos, incluyendo a una niña de tres años de edad, sin poder alimentarse, lloviendo y con frío.

Fue al día siguiente sobre la 1.00 pm,  que apareció la grúa con un pequeño monta cargas, para trasladar lo que estaba encima del arrastre hacia otro transporte.

La grúa tenía como fin aguantar el arrastre; la operación duró más de dos horas. Finalmente se personaron autoridades del  gobierno, el Partido y otras instituciones, a las que hasta más de 24 horas después del accidente no les importó la suerte que corrían los seres humanos que conviven en la casa afectada.

La Habana, 15 de Enero de 2014.


 

Scroll To Top