El régimen impone silencio para ocultar acto terrorista en escuela habanera

El régimen impone silencio para ocultar acto terrorista en escuela habanera

Pasado un poco más de una semana nada ha trascendido en la Isla acerca del dramático episodio terrorista ocurrido en la Escuela Secundaria Básica “Enr

Últimas noticias de Cayo Cruz
¿Existe libertad de Prensa en Cuba?
Preso político Jorge Cervantes en peligro de muerte por huelga de hambre

Pasado un poco más de una semana nada ha trascendido en la Isla acerca del dramático episodio terrorista ocurrido en la Escuela Secundaria Básica “Enrique Hart Dávalos” en el que un escolar aterrorizó durante tres días seguidos a sus condiscípulos con un arma de fuego. Por el silencio de los 3 periódicos nacionales, tanto en papel como en digital, y de las 98 radioemisoras que existen en el país, pareciera que el hecho nunca ocurrió.

No había que ser un oráculo o adivino para predecir el comportamiento de los medios noticiosos de la Isla. Lo advertimos en la nota anterior cuando aseguramos: “Amordazada la prensa cubana oficial, soporte de la feroz y asfixiante propaganda política que posiciona a la educación como bandera ideológica del Socialismo cubano, esa realidad nunca será reconocida por las autoridades partidistas y gubernamentales. Simplemente lo ocurrido en la Secundaria Básica “Enrique Hart Dávalos” nunca pasó en la Cuba Socialista…”.

Pero la realidad social siempre es tozuda y no puede ser negada por mucho control mediático que se tenga y mucho menos cuando se ven afectados seres humanos reales que pudieran ser nuestros hijos o nietos, los de amigos, colegas o incluso nuestros vecinitos del barrio.

El hecho cierto es que con tamaña irresponsabilidad gubernamental en el tratamiento mediático y pedagógico de lo sucedido en la escuela secundaria de Guanabacoa y carentes de la ayuda psicológica requerida para enfrentar a los 11 y 12 años de edad el estrés postraumático causado por un acto de tal naturaleza,  los 40 niños y niñas del 7mo 1 no podrán olvidar la pesadilla vivida durante los tres días de febrero de 2018 en los que en total indefensión fueron acosados a punta de pistola por el condiscípulo de mayor estatura delincuencial del aula sin que profesores,  familiares o la policía les protegieran como era su deber.

Los primeros, sumidos en la resolución de los asuntos existenciales que los agobian como ciudadanos y les mantienen desvinculados afectivamente de sus discípulos, los familiares; incrédulos, asumiendo que se trataba de un acto más de bullying cometido con un arma de juguete por el chico malo del aula, nada menos que el primo de la profesora, guía del colectivo y alumno a quien el director del plantel siempre mostró temor por su conducta rebelde y por el historial delictivo de los familiares, temibles por su alta peligrosidad social. La policía cubana ocupada en reprimir a los ciudadanos que disienten del sistema sociopolítico en una coyuntura de farsa electoral. Sorprendentemente la conjunción de todos esos factores hizo que el crimen se extendiera durante tres jornadas seguidas.

La policía intervino en la mañana del cuarto día.  Solo participaron dos agentes. Sorprendido, al menor le fue ocupada una pistola semiautomática Makárov y 8 cartuchos de 9 milímetros. Al mismo tiempo fueron aprehendidos la madre y el padrastro del menor quienes, de manera discreta, fueron conducidos a la Estación de la Policía de Guanabacoa donde permanecieron hasta el viernes pasado en que fueron trasladados a un lugar desconocido.

Como era de esperar, el director de plantel fue separado de la escuela y está sujeto a investigación. Sin embargo, ninguna otra autoridad docente de la escuela y de la Dirección Municipal de Educación de Guanabacoa ha respondido a las llamadas del ciudadano cubano que firma esta nota periodística.

Por su parte, el menor continúa viviendo con la abuela y cuasi aislado de su entorno se mantiene a la espera para comparecer ante las autoridades educativas que decidirán cuándo ingresará a un centro de reeducación de menores. La citación que lo obligaba a presentarse el pasado lunes ante la policía fue cancelada. Nada más se sabe del caso…ni se sabrá. Tampoco será de dominio público de la ciudadanía cubana ni provocará un debate nacional sobre la calidad de la educación, la seguridad en los predios escolares y un poco más allá.

 

(Escuela Secundaria Básica Enrique Hart Dávalos”. Dirección: Avenida Coyula No. 88. D’Beche. Municipio de Guanabacoa. La Habana. Cuba. Teléfono: +53 77977073.)