Domingo , 25 Junio 2017

El aborto: un crimen imperdonable

La práctica del aborto está legalizada en Cuba, realizándose indiscriminadamente. Profesionales de la salud que se desempeñan en la sala materna infantil del hospital Enrique Cabrera, conocido como el Nacional, aseguraron de forma confidencial, una cifra de abortos en los últimos cincuenta años, alrededor de los cinco millones en todo el país.

Yasmani es estudiante universitario en la facultad de agronomía, le acompaña su novia Yanetsi, ambos nerviosos, es la primera vez que se enfrentan a una decisión tan delicada como un aborto. Un medico se les acerca y les da aliento: “el feto aún no está formado, no se preocupen esto es sencillo, solo se eliminará un poco de tejido del organismo” les dijo. Induciendo la interrupción mediante el engaño, y por supuesto evidenciando como concibe el sistema de salud cubano, esta imperdonable decisión del derecho a la vida.

Casos como este son frecuentes en Cuba. La juventud no puede asumir las responsabilidades del matrimonio y la paternidad, debido a los muchos problemas sociales entre los que se perfila como el más agobiante, la falta de viviendas y recursos para la manutención del niño.

Adriana Febles, es otra de las pacientes para hacerse una interrupción, las lágrimas ruedan por sus mejillas, la tristeza del semblante denotan su dolor, no quiere matar al hijo que lleva en el vientre. Aún cuando la doctora Cintia Miranda, ginecostetra, la obligó a optar por el aborto, bajo sospechas de que el feto presenta alteraciones genéticas.

Ello evidencia como en la actualidad los nacimientos con malformaciones o trastornos genéticos no son frecuentes en Cuba. Algo que confirma la política oficial de maltusianismo como método de control poblacional. El desprecio del sistema por el derecho a la vida y la prevalencia de un inescrupuloso interés político respecto a las bajas cifras de la tasa de mortalidad infantil.

El aborto es utilizado también en los llamados casos sociales cuando la madre presenta problemas de salud y carencias económicas; a muchos de estos casos se les realiza la esterilización para evitar posteriores embarazos.

Como es de esperar con el incremento de los abortos, Cuba presenta uno de los síntomas decrecimientos demográficos más bajos del mundo; la población de la isla envejece; mientras la cúpula de gobierno no tiene en cuenta respetar el derecho a nacer que es decir la libertad del crecimiento y el desarrollo durante toda la vida durante su etapa unicelular.

No es un problema de torturas, desaparecidos, asesinatos políticos o encarcelamientos; es algo mucho peor; el régimen imperante anula la libertad y el derecho a la vida del cual se deriva todos los derechos del ser humano.

La Habana, octubre 2013. 


 

Scroll To Top