Domingo , 30 Abril 2017

De la prisión al tormento de la calle

El día 18 de octubre de 2013, salió de libertad de la prisión de Taco-Taco en Pinar del Río, Reinaldo Castillo, después de haber cumplido una sanción de dos años de privación de libertad por desacato a la autoridad.

El día 2 de diciembre comenzó a trabajar como vendedor de pan por las calles, pero unos días después, el 6 del mismo mes, fue arrestado cuando se dirigía hacia su casa en la calle Santo Domingo No.619 A entre Soledad y Callejón Castañeda, Guanabacoa.  El apresamiento lo llevó a cabo el teniente Brayan de la Seguridad del Estado; quien después de amenazarlo,  le decomisó diez panes y un menudo que llevaba encima.

El día 20 de diciembre Reinaldo fue agredido en su propia casa por cuatro individuos que no conoció porque nunca los había visto. Le rompieron los cristales de las ventanas y las puertas con palos, piedras y tubos. No tiene a quien quejarse, ni puede hacer la denuncia a la Policía Nacional Revolucionaria, ya que ignora quienes son los agresores.

La Habana, 13 de febrero de 2014.


 

Scroll To Top