Cuba: Casi 200 detenciones arbitrarias en octubre, en medio de escalada represiva y discursiva del gobierno de Díaz-Canel

Cuba: Casi 200 detenciones arbitrarias en octubre, en medio de escalada represiva y discursiva del gobierno de Díaz-Canel

La red del Observatorio Cubano de Derechos Humanos en la isla contabilizó 148 acciones represivas contra mujeres y 42 contra hombres. El número de

Raúl Castro deja el país en la miseria después de haber vendido la idea de que las cosas mejorarían
Incremento de la represión en Cuba
Aumentaron detenciones arbitrarias y actos represivos en Cuba en julio, denuncia el Observatorio Cubano de Derechos Humanos

La red del Observatorio Cubano de Derechos Humanos en la isla contabilizó 148 acciones represivas contra mujeres y 42 contra hombres.

El número de prisioneros de conciencia en cárceles cubanas es de 140.

Madrid, 2 de noviembre de 2018

Cerca de 200 detenciones arbitrarias se produjeron en Cuba en el mes de octubre, denunció este viernes el Observatorio Cubano de Derechos Humanos (OCDH), con sede en Madrid.

La red de observadores del OCDH en la isla contabilizó 148 acciones represivas contra mujeres y 42 contra hombres. Las detenciones buscaban impedir la asistencia a misa, en una clara violación de la libertad religiosa. También se produjeron arrestos por intentar organizar debates sobre la reforma constitucional o para impedir que activistas salieran de su provincia de residencia. Varios fueron multados.

En lo que va de año, la media mensual de detenciones arbitrarias es de 212. El número de prisioneros de conciencia en cárceles cubanas es de 140, entre ellos 18 mujeres, hasta donde ha podido documentar el OCDH.

A este contexto político hay que añadir el incremento del clima de descomposición social, marcado por la violencia de Estado.

El OCDH manifiesta su preocupación por la escalada represiva y discursiva del gobierno cubano, que no duda en denigrar, acosar, encarcelar o impedir la salida o entrada al país a cualquiera que se le oponga.

Nos preocupa también que los importantes cambios políticos que ocurren a nivel internacional no ayuden a pensar políticas y acciones coordinadas y más inteligentes a favor los derechos humanos, sino a incentivar una retórica meramente confrontativa, a la cual el gobierno cubano nunca se niega.