Domingo , 25 Junio 2017

Convertir la inmoralidad en negocio

Mino Guerra, su esposa Esperanza Costilla y su hija Damaris Guerra Costilla, residen en B No.98 entre 3ra. y 4ta., Reparto Buenos Aires, Camagüey. Damaris es oficial de la Policía Nacional Revolucionaria, pero tiene una bodega particular en su propia casa, en la cual se puede comprar: huevos, cuartos de pollo, frijoles, puré de tomate, arroz, especies, etc.

Esperanza, es retirada del Ministerio de Educación e imparte clases particulares. En el patio de la casa tienen una cría de cerdos.

Está familia “revolucionaria”, hostiga a sus vecinos Fidel Palacios Tomás y su esposa Rosario Estévez Poveda,  personas de la tercera edad que disienten del régimen. El extremo llegó hasta que un 28 de setiembre (fiesta de los Comités de Defensa de la Revolución, CDR) sin la autorización del matrimonio, instalaron en el portal de la casa de Palacios un fogón de leña para hacer una caldosa, lo que les destruyó el piso por completo.

Camagüey, 16 de noviembre de 2013.


 

Scroll To Top