Jueves , 22 Junio 2017

Continúa la represión contra los presos políticos

En la prisión de Quivicán, en la provincia  Mayabeque, el preso político Osvaldo  Rodríguez Acosta se declaró en huelga de hambre desde el pasado 4 de octubre, debido a las amenazas por parte de la jefatura de la prisión y la negación de las medicinas,  informó su esposa Juana Castillo Acosta.

La visita familiar que le tocaba al preso político el pasado jueves 10, por estar enfermo de cólera, le fue suspendida.

Cuando Juana Castillo se fue de la prisión sin poder ver a su esposo,  este fue entrevistado y amenazado por el jefe de la prisión. Luego fue conducido a las celdas de castigo por 10 días.

Según Acosta Castillo, el castigo se debe a las informaciones que ha dado a la prensa independiente  sobre la epidemia de cólera que  azota la prisión. Le dijeron que si seguía dándole informaciones a “la contrarrevolución” lo alejarían de su hijo Osvaldo Rodríguez Castillo, que también está preso en Quivicán.

La visita de noviembre le fue suspendida también.

También refirió la esposa del preso político que el día de la visita suspendida, al llegar a la parada del ómnibus, escuchó la conversación de varios militares que salían de la prisión, que comentaron que había 16 casos de cóleras ingresados.

El preso cubano-americano que se encuentra injustamente cumpliendo en dicha prisión una sanción amañada por el gobierno cubano, Carlos Alberto Pérez Ávila, dijo el domingo 13, que los casos de cólera aumentaron a 38, ingresados en el puesto medico, y que el preso político Osvaldo Rodríguez se encuentra en huelga de hambre desde el día que fue trasladado para la celda de castigo.

Pilar Xiomara Ruiz Lamas, miembro del partido Democrático 30 de Noviembre-Frank País, dijo el mismo día 13 que varios presos la llamaron y le dijeron que la cifra es de 47 casos ingresados.

En la prisión Las Mangas, provincia de Bayamo, adonde fue trasladado desde un campamento de trabajo forzado el preso político Ariel Arzuaga Peña, lo han ubicado en el destacamento 5-6, donde todos los presos que hay están sancionados por tráfico de droga, dijo su esposa la Dama de Blanco Yaquelín García, por vía telefónica, el pasado viernes 11. Según refirió, el reeducador le informó que Peña tenía que estar allí junto a los drogadictos. Algunos familiares de los presos le comentaron a Yaquelín García que todos los reclusos de ese destacamento se pasan el tiempo endrogados.

El preso político David Piloto Barceló quien extingue sanción en la prisión 1580, en el municipio de San Miguel del Padrón, en La Habana, continúa en una celda de castigo y en huelga de hambre desde el pasado 24 de septiembre. Piloto Barceló reclama sus beneficios penitenciarios, y se niega a vestirse de preso. Debido a la protesta, le han negado las visitas familiares y el teléfono hasta que no se vista de preso.

En la prisión de Guamajal, en  Santa Clara, el preso político Marcelino Abreu Bonora, desde el pasado 20 de septiembre, se encuentra en huelga de hambre, en protesta por la sanción injusta que le impusieron por  delitos contra la seguridad del estado.


 

Scroll To Top