Jueves , 22 Junio 2017

Cintas amarillas por los espías

La Habana, 20 de septiembre de 2013. Resulta evidente la manipulación política que el régimen de la isla hace del tema del terrorismo. Aprovecho mí artículo para de alguna forma limpiar oídos y ojos, de aquellos que como sordos y ciegos le hacen el juego a las iniquidades del gobierno de la habana. Manifestando constantemente lo que ellos definen como terroristas.

Se hizo en Cuba una campaña nacional por la liberación de los cinco espías, basados en un testimonio estadounidense. Se venden cintas amarillas para ser colocadas visiblemente en centros escolares, laborales, y lugares específicos donde sean visibles.

Estos espías a los cuales llaman “héroes luchadores antiterroristas”, que tenían la misión “exclusivamente”, de “penetrar organizaciones terroristas cubanas en EE.UU. Y así de esta forma proteger del terrorismo al pueblo de Cuba y también al norteamericano”.

Por supuesto esto es lo que divulga el régimen castrista a través de su distorsionada campaña a favor de los cinco espías cubanos miembros de la desarticulada RED AVISPA.

Como es lógico en la realidad es más fácil descubrir a un mentiroso que a un cojo, y es muy difícil de creer que Fidel y su hermano Raúl, amen al pueblo norteamericano; cuando no han sido capaces de amar a su propio pueblo. Prueba de esto es el pecio que ha tenido que pagar el pueblo cubano en estos 54 años de dictadura militar totalitaria.

Considero de importancia recordar para aquellos que pronto olvidan, que los hermanos Castro nunca han vacilado en encarcelar a largas condenas; y hasta fusilar aquellos que se le enfrenten, aunque sea de forma pacífica. Resulta que para los comunistas cubanos, aquellos que no coinciden con su política autoritaria, y luchan de diversas maneras para implantar la libertad y la democracia en Cuba, son tildados de terroristas.

Nunca ha sido ni es del interés de la nomenclatura gubernamental de la isla, defender al pueblo de Estados Unidos de ataques terroristas; los estrechos vínculos de la cúpula castrista, son connotados enemigos del gobierno y pueblo de EE.UU. echan por tierra la verborrea de proclamarse en contra del terrorismo.

El cinismo de las cintas amarillas, me hace recordar un discurso del propio Fidel Castro, pronunciado el 6 de junio de 1976, en el teatro Karl Marx; donde manifestara su posición abierta acerca del terrorismo:

Si el estado cubano optara por desarrollar actos terroristas, por responderle con terrorismo a los terroristas; estamos seguros que seriamos unos terroristas muy eficientes”  (…) aplausos.” ¡Que nadie piense lo contrario!  Si decidimos ser terroristas, no hay duda que seriamos muy eficientes. Pero el que la revolución cubana, nunca haya recurrido al terrorismo, no significa que hemos renunciado a ello. ¡Que esto sirva de advertencia! “(…)

Como si el mundo no conociera que durante más de cinco décadas el régimen cubano ha dedicado años en la preparación, asesoría, y apoyo armado a diferentes grupos guerrilleros, en diversas partes del planeta.  ¿Quién no conoce, aún más, las aventuras de los hermanos Castro por el mundo; principalmente en África en el famoso internacionalismo. – incluso sobran evidencias del empleo de la violencia, para ciertos fines políticos. Utilizando su maquinaria de inteligencia en cualquier rincón del mundo.

¿Acaso se puede olvidar tan fácilmente el hundimiento del remolcador  13 de marzo? ¿El derribo de las avionetas de Hermanos al Rescate? ¿Y el fusilamiento de tres jóvenes cubanos inocentes?

A todas estas hay que agregarle la política represiva que impulsa el gobierno contra el pueblo y el movimiento opositor; experiencias que suenan a terrorismo y de Estado.

Vale la pena recordar que los cinco espías cubanos a los que ahora se les ofrecen cintas y lazos, fueron detenidos 1998 y no fue hasta el 2001, o sea 3 años después de su arresto. Que las autoridades cubanas, comienzan su campaña política por la liberación. Pero nunca se ha hecho mención del resto de los integrantes de dicha RED.  Que también fueron detenidos, quienes no tuvieron a menos declarar sus culpas y cooperar con la fiscalía.

Todo hace indicar que el régimen de los Castro no confió desde el primer momento en estos cinco sujetos y esperó tres años para saber o estar seguros, si no traicionaban; no existe inocencia en el actuar de estas personas que tratan de vender como héroes de la patria.

Según nos indica el diccionario de la lengua española:

Terrorismo: dominación por el terror. Terror: es miedo espanto, pavor de un mal que amenaza, o de un peligro que se teme.

Ha resultado imprescindible explicar argumentando que es el terror y quienes son los terroristas. Máxime cuando a cualquier cubano que por defender sus derechos, se rebele contra el gobierno cubano, levante su voz; escriba o asocie algún movimiento o partido con ideas contrarias; sea tildado de mercenario, bandido o terrorista. Y tenga que enfrentar arrestos arbitrarios, acosos, vigilancia y represión brutal. Muchos de los casos con el riesgo de perder la vida.

En realidad es una triste ironía llamar a estos hombres héroes y encima gastar millones en campañas publicitarias. Movimientos de solidaridad y otras series de gastos, que incluyen las cintas y lazos en pos de probar una inocencia y una lucha contra el terrorismo, que a claras luz demuestra, el doble rasero y el cinismo de la política dictatorial.


 

Scroll To Top