Miércoles , 24 Mayo 2017

A ellos tampoco les funciona el sistema, pero es el nervioso

Luis Alberto y Aurelio Pérez Pon, son hermanos, residen en Pasaje 13, sin número entre Mariana Grajales y Senea, en el barrio del Obelisco, Niquero, Granma. Tanto uno como el otro está de certificado médico por padecer de Ataxia (afectación de los movimientos voluntarios).

Luis Alberto se queja de que ambos tienen indicado para su enfermedad, rehabilitación con ejercicios, pero no la pueden realizar porque el encargado de esta labor, en la unidad médica asistencial, no aparece para atender a los enfermos.

Además, los alimentos que reciben por servicio social, provenientes de un mercadito comunitario llamado “La Calabacita”, son de mala calidad; están elaborados sin grasa, sin sal, y el menú de forma regular es el mismo: arroz y chícharo.

Los domingos no pueden almorzar ni comer, porque ese día los trabajadores descansan. Se suma a toda esta situación, las condiciones de derrumbe en que se encuentra la vivienda en que los dos residen; así como la higiene sanitaria deplorable. Se han quejado al gobierno municipal en múltiples ocasiones y no han recibido respuesta a sus solicitudes de mejor atención.

Niquero, 20 de febrero de 2014.


 

Scroll To Top